Estaba yo pensando

Me resulta interesante pensar en aquello que pensamos. En lo que cada uno de nosotros piensa. Qué pasa por nuestras mentes. Esos momentos de silencio exterior, pero de gran sonido interno. Por ejemplo, en lo que pensamos y nos quedamos dentro. En lo que pensamos pero decidimos descartar. Y cómo estos descartes verbales, aun latentes en nuestro pensamiento, también forman parte de nosotros. Y se van acumulando. Un gran poso de descartes.

Es propiedad de cada uno ese pensamiento no expresado, ya que lo que decimos pasa a ser de todos, deja de ser de cada uno; no es mío tampoco, y es del otro, es tuyo. En lo que no decimos hay una parte de reflexión, de moderación, pero también de no atrevimiento, del que alguna vez nos arrepentimos. Y que nos lleva a seguir pensando. Yendo un poco más allá, también me paro a pensar en aquello que pasa nuestra criba y sí expresamos. Los pensamientos verbalizados. Quiero pensar que basan su fortaleza en todo lo que no decimos. En los pensamientos, descartados o no, que hemos ido acumulando. Porque aquello que decimos ha de tener una razón de ser, y ésta la encontramos en el pensamiento anterior. Por eso decir lo que pensamos o pensar lo que decimos, aunque no son lo mismo, se parecen. Mucho más me gusta pensar en aquello que ponemos por escrito. Y valorar su alcance. Porque escribir ya supone un consentimiento más reforzado. Porque es raro pensar en algo que ha sido escrito pero que no se haya pensado. Aunque podría ocurrir. La palabra escrita es el pensamiento completado. Como la acción llevada a cabo. Por cierto, hay quien dice (o quien piensa) que le gustaría saber lo que otros piensan. Yo no. No quiero saber lo que piensa la gente, ni lo que piensas tú. Porque prefiero escucharte. O leerte. Y porque no me gusta invadir la intimidad. Prefiero ser invitado. Pero sí que me gustaría saber que efectivamente estás pensando, y en un punto egoísta, saber también que entre estos pensamientos, he ocupado alguna vez una parte de tu mente. Como ahora que lees esto. Por eso lo que yo pienso es accesorio, porque ya lo sabes. En cierta manera ya te lo he dicho. Por eso prefiero concentrarme en encontrar las palabras adecuadas. Y ponerlas por escrito. Todo y que a menudo pienso que no lo consigo. Y tiendo a pensar que se me quedan palabras dentro. Y sigo pensando…

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Reflexions. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

4 respostes a Estaba yo pensando

  1. Marta ha dit:

    Paco me ha encantado, especialmente este me ha gustado mucho!!

    Debes saber que gracias a tus microrelatos he iniciado conversaciones con colegas que, de no ser con el pretexto de comentarlo, hubiesen sido imposibles.

    Por cierto, respecto a lo que no decimos o a lo que no escribimos no crees que la edad juega un papel muy importante?

    Para reflexionar… con los años quizás decimos menos pero más….. meditado….

    • Paco Aranda ha dit:

      Muchas gracias Marta!! Además, me hace especial ilusión que estos relatos puedan ser incipientes conversaciones con otras personas. Muy de acuerdo con tu reflexión, la edad nos hace jugar un papel importante en aquello que decimos o no. Ya sabes, queda pendiente, un encuentro de meditación. Un abrazo.

  2. Sònia Pereda ha dit:

    m’ha agradat molt, gràcies per compartir-ho 🙂

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s