El silencio (21 de desembre de 2007)

(del post Retales diversos, seguramente dispersos, y efectivamente sin pretensiones)

El silencio

Hoy he estado comiendo con unos amigos. Ha estado bien. Un buen sitio, tradicional, en el barrio gótico, y una buena conversación. Hoy he estado callado casi toda la comida. En un momento de la misma, incluso, mis acompañantes comensales me lo han hecho notar. Supongo porque están habituados a que intervenga bastante más de lo que lo he hecho. Desde siempre, en aquellos sitios en los que he estado, y donde he podido intervenir, lo he hecho, siempre que tuviera algo que decir. Quizás por ello hoy se extrañaban. La verdad es que hoy he preferido estar atento, escuchar, fijarme, y, por qué no, aprender. Reconozco que el tema de la conversación no era mi fuerte y que quizás no tendría mucho que aportar, por lo que he preferido mantenerme al tanto pero sin intervenir apenas. En estos casos siempre es preferible dejar hablar a los que saben, y tomar nota para la siguiente vez. Y preguntar. Como decía Sócrates: sólo sé que no sé nada, pero procuro saber un poco más


Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Reflexions. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s