El Pintor de Batallas (13 de març de 2006)

Article publicat al meu bloc, parlant del llibre d’Arturo Pérez Reverte

Un fotógrafo de guerra, 30 años de profesión a la espalda y un sólo deseo final: dejarlo todo por pintar el cuadro de su vida: un fresco de batallas: reminiscencias de Ucello, Goya, Atl, Brueghel el Viejo, pero sobretodo el reflejo de su vida a través de un pincel; lo que nuca pudo captar con la cámara quiere conseguirlo con el matiz de color: obturador contra paleta; diafragma contra cyano. Un exsoldado de la guerra de los balcanes: un rostro en una foto y una vida marcada y rota; un croata autodidacta e implacable, la vuelta del infierno para saldar su deuda: la persecución del que, sin querer le cambió la vida, y la parsimonia del ejecutor; una mujer, Olvido: una imagen también, una cuneta en Bolvo Naselje, la muerte vista desde la cámara y la presencia siempre del amor.

Qué harías si un día tu pasado vuelve a ti, de la manera más inverosímil posible? Qué pasaría si nuestras acciones desencadenasen efectos perjudiciales para otros, sin ser ello nuestra intención? Puede la teoría del aleteo de la mariposa tener unos efectos concretos, que, como un boomerang, retornan al que lo lanzó, con más fuerza todavía? Qué hay en la naturaleza del hombre, que nos pueda volver impasibles al destino, meros espectadores del curso de la vida, sin intervenir para cambiarla, pero cambiándola incluso con nuestra inacción. Quizá se trata de eso: de la asunción de nuestro rol en esta función, sin lugar ni margen para la improvisación, aprendices de figurantes que no se saltan el guión. La naturaleza humana en estado puro. Como la fábula del escorpión y la rana, donde el primero no puede dejar de morder a la segunda aunque le conlleve ello la propia muerte, por estar en su naturaleza, el hombre no puede dejar de lado sus instintos, aunque estos le destruyan. Un lenguaje directo, seco, crudo, a veces amargo, de esos que dejan hiel en los labios, un puñetazo directo al hígado, que nos dobla y nos hace jadear; una ventana abierta de par en par, o más bien un gran agujero que deja ver un pozo profundo: las pasiones humanas, la violencia, la frialdad, la resignación, la asunción del siguiente paso como algo inequívoco. Como alguien dice, el problema de la vida es que el ensayo es la función. El pintor de batallas, el último libro de Arturo Pérez Reverte es esto y mucho más. Es vida y muerte. Es filosofía, ética, moral y amoralidad; es pensamiento y acción; es amor y odio; un diálogo directo entre dos personajes de vuelta de todo; y de fondo: Olvido. El triángulo que forman Faulques (posible alter ego de Pérez Reverte), el exsoldado Ivo Markovic y la siempre presente Olvido, es de esos que hacen época: testigos directos del paso del ser humano por la vida: arte y parte; juez, fiscal y acusado; director y actor. Un libro al que las críticas más especialistas que ésta, ya han valorado como un punto y aparte en la carrera del genial escritor. Un libro para leer y para pensar. A mi modo de ver, y para resumirlo y acabar, un libro absolutamente recomendable e imprescindible.

Saludos.

 

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Reflexions. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s